Un tribunal apoya una ley que establece el salario mínimo para los repartidores de comida en Nueva York
Fotografía de archivo en la que se registró a un domiciliario al llevar un pedido de comida en bicicleta, durante una nevada, en Manhattan (Nueva York, EE.UU.). EFE/Jason Szenes
Uncategorized

Un tribunal apoya una ley que establece el salario mínimo para los repartidores de comida en Nueva York

Nueva York, 30 nov (EFE).- La ciudad de Nueva York celebró este jueves una victoria tras la decisión de un tribunal de apelaciones estatal que rechazó una demanda de las aplicaciones de comida a domicilio para frenar una ley que establecía un salario mínimo para miles de repartidores, conocidos como ‘deliveristas’.

El pasado 12 de julio iba a entrar en vigor una ley municipal de Nueva York que beneficia a unos 60.000 trabajadores y establece un salario mínimo para los repartidores de comida de 17,96 dólares la hora, y contempla un aumento hasta los 19,96 dólares a partir del 1 de abril de 2025.

No obstante, su aplicación quedó pospuesta después de que las aplicaciones DoorDash, Uber Eats y GrubHub, que dominan el sector de los repartos de comida a domicilio, demandaran a la ciudad el 7 de julio, argumentando que ese salario que se iba a establecer era muy alto.

También argumentaron que la nueva ley les obligaría a aumentar las tarifas a los consumidores y limitar el número de personas que trabajan para las aplicaciones.

Un juez falló en contra de las compañías, que elevaron la cuestión a la División de Apelaciones de la Corte Suprema del estado, que hoy emitió finalmente su decisión a favor de los trabajadores.

Las aplicaciones consideran a los repartidores contratistas independientes y no empleados, por lo que no perciben un salario mínimo, reembolso de gastos, horas extras u otros beneficios como un seguro médico.

Las aplicaciones les pagaban en promedio 7,09 dólares la hora excluyendo propinas, lo que llevó a los ´deliveristas´, un gran número de ellos latinoamericanos, a luchar por mejorar sus condiciones de trabajo, lo que concluyó con la decisión de la ciudad de regular la industria.

“Nuestros repartidores han cumplido constantemente con nosotros; ahora, nosotros estamos cumpliendo con ellos”, dijo el alcalde Eric Adams al celebrar la decisión de los jueces de apelaciones.

“Esta tasa de pago mínimo garantizará que nuestros repartidores y sus familias puedan ganarse la vida y mantener fuerte la legendaria industria de restaurantes de nuestra ciudad”, afirmó.