Un León de Oro con muchos candidatos pero ninguno unánime
(De izquierda a derecha). Mark Rylance, Taylor Russell, el cineasta Luca Guadagnino, Timothee Chalamet y Chloe Sevigny llegan para el estreno de 'Bones and All' durante el 79º Festival Internacional de Cine de Venecia el pasado 2 de septiembre de 2022. EFE/EPA/CLAUDIO ONORATI
Farandula

Un León de Oro con muchos candidatos pero ninguno unánime

Venecia (Italia), 9 sep (EFE).- Cuando ya se han proyectado las 23 películas de la competición oficial de la 79 Mostra de Venecia, hay poca unanimidad en quién se llevará el León de Oro. “The Banshees of Inisherin” y “Bones and All” encabezaban todas las apuestas hasta este viernes, en el que ha legado Jafar Panahi con “No Bears”.

También hay críticos que defienden “Blonde”, la historia de Marilyn Monroe protagonizada por Ana de Armas, pero hay una gran división de opiniones sobre este filme dirigido por Andrew Dominik, así como sobre “The Son”, de Florian Zeller, alabado por la prensa anglosajona, pero decepcionante para la mayoría.

Hasta esta última jornada, el título con más posibilidades de lograr un consenso entre los miembros del jurado era “The Banshees of Inisherin”, la historia irlandesa de Martin McDonagh que ha gustado mucho en Venecia, por sus excelentes interpretaciones -Colin Farrell y Brendan Gleeson-, su ambiente mágico y su sólida narración.

Un ejemplo de cine clásico, como también lo es aunque pasado por el filtro de la modernidad de su director, “Bones and All”, en la que Luca Guadagnino ha adaptado al cine una novela romántica teñida de canibalismo, con Thimotée Chalamet y Taylor Russell, y también muy aplaudido.

Pero en el último minuto llegó un competidor duro, Jafar Panahi con “No Bears”, un radical alegato por la libertad de un director encarcelado por sus protestas contra la represión gubernamental en su país. Un magnífico filme que podría hacerse con el León de Oro más por motivos políticos que por puramente cinematográficos.

Otros de los títulos destacados de la edición son el documental de Laura Poitras “All the Beauty and the Bloodshed”, sobre la crisis de opiáceos en Estados Unidos; “TAR”, de Todd Field, ambientada en el mundo de la música clásica, y “Argentina, 1985”, de Santiago Mitre, una impecable película sobre las dictaduras militares.

“Bardo”, la película más personal de Alejandro González Iñárritu, ha perdido fuelle según avanzaba el festival, aunque no sería de extrañar que se llevara algún premio.

Y hay algunos filmes más pequeños que han emocionado en el Lido, como la iraní “Beyond the Wall”, de Vahid Jalilvand; la italiana “Monica”, de Andrea Pallaoro, y, sobre todo, la francesa “Saint Omer”, de Alice Diop, una mirada a la maternidad con un terrible caso real en el centro de la narración.

En cuanto a las interpretaciones hay dos grandes favoritos para llevarse la Copa Volpi. Cate Blanchett en el lado femenino, por su espectacular trabajo en “TAR”, de Todd Field, y Brendan Fraser, por su transformación en “The Whale”, de Darren Aronofsky.

Blanchett parece la indiscutible ganadora de una Copa Volpi que el año pasado se llevó Penélope Cruz por “Madres paralelas”. En esta edición, la actriz australiana está por encima de sus colegas en su papel de Lydia Tar, una directora de orquesta de gran poder, que abusa de sus alumnas, en una historia que parece el reverso del Me Too.

Parece difícil que Penélope Cruz repita premio pese a su buen trabajo en “L’immensità” y aunque Ana de Armas ha sido alabada por su reencarnación de Marilyn Monroe en “Blonde”, la división que ha provocado el filme podría jugar en su contra.

Tilda Swinton, con su doble papel de madre e hija en “The Eternal Daughter”, es otra de las actrices destacadas de esta edición.

En cuanto a los actores, gran parte de la crítica da por hecho que la Copa Volpi será para Brendan Fraser por su papel de Charlie, un profesor de inglés que tras la muerte de su novio empieza a engullir comida basura en un intento de anestesiar su dolor, hasta llegar a los 266 kilos.

Un papel que supone el resurgir de Fraser, uno de los actores más populares a finales de los 90, pero en la lucha por la Copa Volpi tiene grandes competidores.

El argentino Ricardo Darín ha sido muy alabado por su sutil trabajo en “Argentina, 1985”, de Santiago Mitre, donde da vida al fiscal Julio Strassera, encargado del juicio contra las Juntas Militares (1976-1983), una película que ha gustado mucho en Venecia.

Y Colin Farrel también ha llamado la atención en otra película muy aplaudida, “The Banshees of Inisherin”, en la que el actor irlandés interpreta a Pádraic, un hombre que se encuentra con que su mejor amigo (Brendan Gleeson) ya no le soporta.

También el mexicano Daniel Giménez Cacho ha destacado como protagonista de “Bardo”, de Alejandro González Iñárritu, y en la última recta del festival se ha colado entre los favoritos el iraní Navid Mohammadzadeh por su espectacular trabajo en “Beyond the Wall”, una película sobre los duros enfrentamientos en su país entre las fuerzas de seguridad y los ciudadanos.

El jurado de la sección oficial, presidido por Julianne Moore, y que cuenta con Kazuo Ishiguro, Audrey Diwan, Mariano Cohn, Rodrigo Sorogoyen, Leila Hatami y Leonardo Di Costanzo, será el encargado de desvelar, este sábado, el palmarés completo de la 70 edición de la Mostra.

Alicia García de Francisco