Saniee: “No tengo esperanza de que Irán vaya a abrirse a la democratización”
La escritora iraní Parinoush Saniee habla durante una entrevista con EFE, durante el segundo día del Hay Festival, el 27 de enero de 2023 en Cartagena (Colombia). EFE/Ricardo Maldonado Rozo
Farandula

Saniee: “No tengo esperanza de que Irán vaya a abrirse a la democratización”

Cartagena (Colombia), 28 ene (EFE).- La escritora Parinoush Saniee vive con lágrimas y preocupación entre dos países, su natal Irán y Estados Unidos. Sigue con preocupación lo que ocurre en Irán, y con lágrimas que contienen también la emoción por la lucha que están dando las mujeres allá, de las que tanto ha investigado y escrito.

La escritora iraní Parinoush Saniee habla durante una entrevista con EFE, durante el segundo día del Hay Festival, el 27 de enero de 2023 en Cartagena (Colombia). EFE/Ricardo Maldonado Rozo

“Estoy muy preocupada por las vidas de las jóvenes que están dando la lucha en las calles, por las muertes en las calles, pero también mantengo la esperanza que esa lucha va a llegar a un buen fin”, asegura en una entrevista con EFE Saniee desde el otro lado del mundo, desde la ciudad colombiana de Cartagena de Indias donde participa hoy en el Hay Festival.

La escritora iraní Parinoush Saniee habla durante una entrevista con EFE, durante el segundo día del Hay Festival, el 27 de enero de 2023 en Cartagena (Colombia). EFE/Ricardo Maldonado Rozo

Se levanta y se acuesta escuchando las noticias de lo que sucede en su país, donde en septiembre miles de personas, sobre todo mujeres, se atrevieron a salir a las calles, a pesar de la represión, para protestar por la muerte de Masha Amini en una comisaría, después de que fuera arrestada por llevar mal colocado el velo.

Sin embargo, a pesar del miedo y las lágrimas, tiene mucha esperanza y piensa “que la sociedad está mucho más abierta que antes”.

Las protestas han derivado en represión estatal, en reportes de abusos y violaciones sexuales en las cárceles, en sentencias de pena de muerte o de muchos años solo por salir a protestar y en algún tímido cambio como el desmantelamiento de la policía de la moral.

“En Irán hay una cantidad muy grande de la población que tienen estudios superiores y ha cambiado la mentalidad hacia modernismo; en ese sentido tengo mucha esperanza”, reconoce primero y luego lamenta: “pero realmente a nivel del gobierno y el régimen no tengo ninguna esperanza de que ellos den pasos para abrir la sociedad hacia la democratización”.

LA LUCHA DE LAS MUJERES

A ella, que ha pasado toda la vida estudiando sobre las mujeres, sus luchas y proezas en Irán y ha publicado “El libro de mi destino”, que está prohibido en su país, le pilló esta explosión de visita en el país, al que acude muy a menudo a pesar de que es una gran crítica y una reconocida feminista.

Sin embargo, no le sorprendió ese estallido por parte de las mujeres. “Aunque la religión, las leyes, incluso las tradiciones sociales, todo está en su contra, aun así las mujeres iraníes siempre han mantenido la lucha por sus derechos”, asegura orgullosa.

“He estudiado 5.000 años de la historia de la mujer iraní en la sociedad de Irán y siempre he visto que las mujeres han luchado por sus derechos”, dice y agrega que “especialmente cuando están atacadas y cuando están humilladas, cuando están viviendo sin derechos, automáticamente esa situación produce una resistencia, ganas de lucha”.

“Entonces en ese sentido -concluye- las mujeres iraníes -que son la mitad de la sociedad- en el silencio han luchado, aunque no han tenido mucho ruido”.

Es una “lucha silenciosa” dentro de una sociedad “aparentemente patriarcal” donde en sus profundidades “las mujeres siempre inventan nuevas medidas para enfrentarse a las prohibiciones que existen en las calles”.

UNA HISTORIA DE LUCHA

Y dice “aparentemente patriarcal” porque ella, que ha dedicado su vida al estudio de la historia y la sociedad, sabe bien que Irán no siempre fue uno de los estados más opresores con las mujeres.

Irán ha tenido “reinas que han gobernado en el país incluso comandantes del ejército que eran mujeres” y que han liderado guerras, relata. Hay también tumbas de mujeres donde se han encontrado restos que indican que fueron jefas de Estado o cargos importantes.

La sociedad iraní hace 2.000 años era matriarcal, insiste, y no se vuelve patriarcal hasta que llegan los arios y se mezclan, pero el hecho de que fuera una sociedad con mujeres en la cabeza tanto tiempo hizo que esta entrada no fuera un sistema “tan duro” como en otros territorios como Babilonia o Siria.

Por eso, inciden, “las mujeres incluso después de la llegada de Islam aunque han ido al segundo plano de la sociedad, pero siempre cuando sea necesario se han levantado contra las discriminaciones” y eso ha hecho de “las mujeres iraníes, las heroínas de la época de la derrota”.

Irene Escudero