España confía en que la cumbre de Rabat elimine las crisis con Marruecos
El ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel Albares, en conferencia de prensa en Brdo (Eslovenia) el pasado 26 de enero. EFE/EPA/ANTONIO BAT
Uncategorized

España confía en que la cumbre de Rabat elimine las crisis con Marruecos

Madrid, 30 ene (EFE).- El Gobierno español considera que la cumbre con Marruecos de esta semana en Rabat puede sellar una relación bilateral que elimine para siempre las crisis diplomáticas que de forma periódica han protagonizado ambos países.

De ahí la importancia que el Ejecutivo otorga a esta reunión de alto nivel del 1 y 2 de febrero, según fuentes gubernamentales, y a la que el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, acudirá con doce de sus ministros.

“Es un momento para reforzar las bases (bilaterales), que son las bases también entre Europa y Marruecos, para un vecino con el que tenemos frontera terrestre y extensa frontera marítima… Es casi un obligación el intentar llevarnos de una mejor forma posible”, dijo hoy, por su parte, el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, en una conferencia.

Sobre Marruecos, el Magreb y África, comentó: “Necesitamos una agenda común con ellos, convertir el Mediterráneo en un terreno de cooperación concreto, los grandes desafíos no los resolveremos sin un partenariado con ellos”.

Además de las reuniones sectoriales ministeriales, Sánchez mantendrá un encuentro junto al primer ministro de Marruecos, Aziz Ajanuch.

Ante la posibilidad de que Sánchez sea recibido por el rey Mohamed VI de Marruecos, las fuentes citadas remiten a la casa real marroquí.

En cualquier caso, el Ejecutivo español otorga una gran trascendencia a esta cumbre y considera que será la de la normalización plena de las relaciones, después de la reunión de Sánchez con Mohamed VI del pasado mes de abril en Marruecos y la declaración conjunta de ambos gobiernos sobre colaboración migratoria, reapertura fronteriza y conexiones aéreas y marítimas, entre otros asuntos.

Pero además, existe el convencimiento de que servirá para sentar unas bases sólidas que permitan poner fin de forma definitiva a los roces diplomáticos que ha habido entre España y Marruecos de forma periódica.

El último de ellos fue en abril de 2021, a cuenta de la hospitalización en España y con identidad falsa del líder del Frente Polisario, Brahim Gali, cuya organización reclama la independencia total del Sahara Occidental, antigua provincia española ocupada por Marruecos en gran parte.

Marruecos respondió con una llegada masiva de migrantes irregulares desde su territorio a la ciudad española norteafricana de Ceuta, sin que las fuerzas de seguridad de ese país hicieran nada por evitarlo.

La relación se encauzó tras la carta que envió Sánchez a Mohamed VI en marzo de 2022, en la que consideraba la propuesta de autonomía presentada en 2007 por Marruecos sobre el conflicto del Sahara como la base “más seria, creíble y realista” para resolverlo.

En la cumbre se firmarán una veintena de acuerdos de diversos ámbitos. Y se espera avanzar en asuntos concretos como la apertura total de las aduanas comerciales de Ceuta y Melilla (fronterizas con Marruecos), además de otros asuntos pendientes de cerrarse.

Destaca el Gobierno español la trascendencia de la relación con Marruecos en ámbitos como el comercial, las migraciones o la seguridad y afirma que de todo ello se hablará en Rabat.