Colombiano Peñaranda lleva los estampados a su propuesta para el 2023
Fotografía cedida por Matt Martini donde aparece el diseñador colombiano Raúl Peñaranda mientras posa junto a sus modelos al final de un desfile celebrado la noche del 8 de agosto de 2022 en Nueva York. EFE/Matt Martini/Imaginary Wave /SOLO USO EDITORIAL /NO VENTAS /SOLO DISPONIBLE PARA ILUSTRAR LA NOTICIA QUE ACOMPAÑA /CRÉDITO OBLIGATORIO
Farandula

Colombiano Peñaranda lleva los estampados a su propuesta para el 2023

Nueva York, 9 sep (EFE).- El diseñador colombiano Raúl Peñaranda presentó anoche una colección para la mujer de pantalones, monos, vestidos cortos y largos para llevar a una gala, en la que por primera vez usó sin temor los estampados, en el inicio de la Semana de la Moda de Nueva York.

Fotografía cedida por Matt Martini donde aparece una modelo mientras desfila con una creación del diseñador colombiano Raúl Peñaranda durante un desfile celebrado la noche del 8 de agosto de 2022 en Nueva York. EFE/Matt Martini/Imaginary Wave /SOLO USO EDITORIAL /NO VENTAS /SOLO DISPONIBLE PARA ILUSTRAR LA NOTICIA QUE ACOMPAÑA /CRÉDITO OBLIGATORIO

Por primera vez en su carrera como diseñador, Peñaranda usó un llamativo estampado con el negro como protagonista sobre el cual parecían flotar cintas de colores brillantes, en la que confeccionó la mayoría de esta colección para el 2023 y que combinó con una tela de seda con estampado de flores en tonos rosado, nude y verde claro.

Fotografía cedida por Matt Martini donde aparece una modelo mientras desfila con una creación del diseñador colombiano Raúl Peñaranda durante un desfile celebrado la noche del 8 de agosto de 2022 en Nueva York. EFE/Matt Martini/Imaginary Wave /SOLO USO EDITORIAL /NO VENTAS /SOLO DISPONIBLE PARA ILUSTRAR LA NOTICIA QUE ACOMPAÑA /CRÉDITO OBLIGATORIO

El estampado de fondo negro, “abstracto y moderno” está inspirado en las mujeres negras que en algunos países latinoamericanos venden frutas que llevan en una canasta a la cabeza, explicó a Efe previo al desfile.

Este estampado fue realizado por la colombiana Xiomara Ortiz, que pinta todo a mano, y ha establecido una compañía en Nueva York. “Aquí no hay muchos latinos haciendo ese trabajo”, comentó.

Destacan entre las piezas vestidos y faldas largas asimétricas abiertas al frente dejando ver la pierna, un mono negro de lentejuelas y ceñido al cuerpo con transparencias en la parte superior y otro que combina el dorado y plateado con escote en la espalda.

También pantalones cortos sobre la rodilla, una túnica de lentejuelas verde jade y un vestido largo tipo sirena de líneas horizontales con encaje negro.

Las modelos, algunas de ellas latinas, desfilaron al ritmo de la música de “Titi me preguntó” de la estrella del reguetón Bad Bunny.

El modisto, que nació en Colombia pero vivió en Venezuela, por lo que se considera colombo-venezolano, ha llamado a esta propuesta “Arrow” o “Flecha”, como la que tiene tatuada en su brazo izquierdo, porque dice simboliza su paso por el mundo de la moda.

“En esta flecha están todas las iniciales de mi familia y significa triunfo pero también lucha y una de las razones para tatuarla es que una flecha tiene que ir primero hacia atrás para poder ir hacia adelante”, comentó.

“Quise llamar esta colección Flecha porque quise expresar y celebrar de que muchas veces para ir hacia adelante uno no tiene que ir en una línea recta. Puedes ir a la izquierda o derecha o parar porque el final tú decides si sigues o no”, afirmó Peñaranda, que dice no se da por vencido en su meta de dejar una huella en el difícil mundo de la moda.

Para esta colección 26, de forma ininterrumpida, recurrió al GoFundMe para completar los entre 10.000 y 12.000 dólares que requería presentar un proyecto de este tipo que hasta ahora ha financiado completamente.

Comenta además a Efe ser cuidadoso con no perder el derecho sobre su propio nombre como marca, como ha ocurrido con otros diseñadores.

Explica que el gasto mínimo de un desfile de modas puede ser de unos 90.000 dólares, que incluye un seguro en caso de un accidente en el local, telas, patrones, costureras, el pago a las modelos, publicidad, maquillistas, estilistas, diseñador de uñas y fotógrafo, entre otros.

“La respuesta (a su pedido a través de GoFundMe) fue tan grande que sobrepasé la meta y los mensajes fueron tan lindos de gente que ni conozco. Eso me llena de mucha alegría”, indicó.